Isco, Vinicius, Jovic y Odriozola

Guardar

El día después fue duro en Valdebebas. Muchos no durmieron tras la derrota de Mallorca. Había demasiadas cosas que analizar, que pensar, que lamentar. Muchos quedaron señalados tras la triste imagen de incapacidad ofrecida por el Real Madrid en Son Moix. El primer acusado es Zidane, que erró al elegir a jugadores que no pueden dirigir la nave de un equipo que era líder. Los segundos acusados son una ristra de profesionales que dieron pena en el césped.

La primera derrota del Real Madrid en la Liga puso en la picota a Zidane y a muchos jugadores. Lo grave no fue perder, sino la impotencia. El primer colocado en la diana es el técnico, que asume su enorme error de confiar el devenir del equipo en hombres que no tienen nivel para ser titulares

El entrenamiento dominical del plantel madridista, que se juega la temporada mañana en Estambul, plasmaba caras muy serias. La autocrítica era palpable. Semblantes de preocupación en el cuerpo técnico. El análisis general era profundo, realista, sin tapujos. Zidane sabe que el primero que «no jugó» en Granada fue él, con un once que presentaba siete cambios respecto al equipo que venció al Granada. Fue un experimento excesivo, desastroso. Muchos jugadores le decepcionaron. Y le dejaron en la cuerda floja, al borde del alambre, con un examen final en octubre, en Turquía. Lo malo no fue el resultado. Puedes perder y jugar bien. Lo peor fueron las prestaciones del once titular y en particular de futbolistas como Isco, Jovic, Odriozola, Vinicius, James y Marcelo.

Zidane está decepcionado con Isco y Vinicius, a los que concede oportunidades y no responden. Observa que Jovic y Odriozola tampoco dan la talla. Zizou y sus futbolistas se juegan mañana la temporada. Todos se juegan su futuro en Estambul. Reaparecen Kroos, Varane, Hazard y Carvajal. Ni un experimento más

Grave fue la desaparición en combate de los cuatro primeros. No les vimos hacer nada en el campo. Isco demostró que hoy no tiene el nivel para jugar en el Real Madrid. Vinicius deja patente que no se encuentra en condiciones de marcar la diferencia, como hacía la temporada pasada. Odriozola no es un lateral para ser titular en un conjunto de tanta presión como el blanco. Él mismo se echó del partido, impotente para soportar la realidad. Y Jovic, la verdad, tampoco es «el delantero» para una entidad que ha ganado catorce Champions. No da la talla. Zinedine se encuentra, es cierto, sin plan B. Los recambios dejan bastante que desear. Pinchan.

En Estambul, sin experimentos, plan fijo

En un debate interior crudo, la primera derrota liguera y la pérdida del liderato puso esas cinco cruces en el Real Madrid: a Zidane, Isco, Vinicius, Odriozola y Jovic. Otros futbolistas quedaron retratados, sin recibir aún la cruz, pero no están lejos de ella. Quitarse esas cruces es complicado.

Quien debe intentar quitarse la suya mañana es el entrenador. El club piensa que muchos futbolistas decepcionaron en Mallorca, pero advierten que el primer culpable es el técnico por arriesgar con una alineación que delataba demasiadas carencias. La reflexión es que Zidane no supo ver el partido y no es la primera vez que sucede. No se comprende por qué no colocó a Valverde como titular, un jugador de potencia que fue el mejor ante el Granada. Entró en el minuto 66.

Fusionar en un once inicial a cinco suplentes como Odriozola, Militao, Isco, Jovic y Vinicius cuando no estaban Modric, Kroos, Carvajal, Bale y Hazard era una temeridad. Una alineación sin experiencia, bisoña, que se sentiría desbordada en cuanto las cosas fueran mal. Así sucedió.

Puesto el entrenador en la diana, también cuelgan de ella los «acusados» Isco, Vinicius, Odriozola y Jovic. Zinedine, en su fuero interno, se lamenta por confiar una vez más en Isco y en Vinicius en un equipo titular. No responden. Sus ayudantes del cuerpo técnico observan su preocupación, porque piensa además que Jovic no es un jugador para el Real Madrid. Lo mismo opina sobre Odriozola. En los cuatro casos enjuicia que están muy por debajo de «la marca Real Madrid». Les dio una oportunidad en Mallorca y la desperdiciaron. Hombres como Isco, Vinicius y Odriozola ya han disfrutado de varias, Han perdido este tren. Zizou no puede arriesgarse más a jugarse el gaznate, que ya está dolorido. El responsable deportivo del Real Madrid nunca repetirá estos experimentos con gaseosa. Ha sido un fallo importante. Este equipo B es incomparable con el que ganó la Liga hace dos años.

Mañana, Kroos, Carvajal, Varane y Hazard

Mañana, frente al Galatasaray, el marsellés volverá a crear un once de confianza, que puede perder o ganar pero que sabe lo que responde. Zizou se jugará la Champions y su porvenir con las novedades de Hazard, Carvajal y Varane en la alineación, mientras Kroos desea forzar para ser titular y coger un timón sin jefe. El alemán es fundamental en un partido que marcará el futuro de media plantilla. La incógnita es si Zinedine mantendrá a Marcelo o colocará a Mendy, lateral de mayor potencia.

Cuerpo técnico y equipo están señalados y saben que en la Champions no hay margen, no pueden fallar. No hay margen, en realidad, para todos ellos.

Lee más: abc.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *